¿Piernas cansadas? Evita y pon solución a tu problema

Tanto si trabajas de pie, como si pasas muchas horas sentado, uno de los problemas de salud que seguramente sufras sea el de piernas cansadas. Hinchadas y doloridas, esta parte del cuerpo es una de las que más de resiente, ya que tienen que aguantar nuestro peso a lo largo de los días y pueden doler o molestar debido a las malas posturas, un calzado inadecuado o, incluso, nuestra propia herencia genética.

¿Por qué duelen las piernas? El problema está en tu circulación
El hormigueo y la sensación de pesadez de estas extremidades es debido a las venas de dicha zona y a su mala circulación, ya que éstas pierden su elasticidad y pueden llegar a contraerse tanto que derive en las tan molestas piernas cansada. A consecuencia de la mala circulación, se retienen más líquidos y esto da paso a la hinchazón y el hormigueo en las piernas.

Además, algunos medicamentos como los anticonceptivos o antihipertensivos o problemas derivados de una mala alimentación hacen que el problema se agrave considerablemente. Por eso debemos acudir a un médico o a un especialista en la materia porque, detrás de unas piernas cansadas o doloridas se pueden esconder muchos problemas de salud que dan así la cara y, algunos de ellos, pueden ser más graves de lo que pensamos.

¿Cómo evitar las piernas cansadas y pesadas antes de sufrirlas?
La prevención es la clave para evitar el dolor de piernas y su posterior hinchazón: una buena alimentación, una tabla de ejercicios específicos para las piernas y adoptar posturas y hábitos que retrasen e incluso eviten por completo las piernas hinchadas es más que suficiente para no sufrir este problema.

Una de las cuestiones más esenciales es la hidratación: tomar 2 litros o más de agua diarios y comer frutas y hortalizas ricas en vitaminas y minerales harán que los líquidos NO se acumulen en esta zona. Además, debes eliminar por completo los azúcares y la sal en exceso, así como grasas saturadas que nos hacen coger más kilos y agravar el problema.

El ejercicio y las posturas adecuadas también son necesarios para evitar las piernas hinchadas. Fortalecer los músculos de la zona y hacer estiramiento nos aliviará bastante y nos retrasará el problema.

¿Cómo aliviar el dolor de piernas? Trucos y tratamientos que funcionan
Además de prevenir, hay veces que es necesario curar. Si notamos que algún día están más hinchadas de lo normal y queremos aliviarlas, hay trucos y tratamientos que nos ayudarán a que estas no duelan ni nos molesten en exceso.

Por ejemplo, las duchas de agua fría y también las pomadas de efecto frío que podemos encontrar en cualquier farmacia o tienda de cosméticos nos aliviará la hinchazón y el tan molesto hormigueo.

Poner las piernas en alto también es una muy buena solución para acabar rápido con la hinchazón en las piernas. Pero si estás en el trabajo y no puedes aplicarlo, andar de puntillas también tiene buenos efectos para calmar y evitar el dolor de dichas extremidades.

Si ya has empezado con la rutina del gimnasio un ejercicio que le irá muy bien a la hinchazón de tus piernas es la bicicleta. Dar pedales es una buena práctica para activar la circulación de la zona. Caminar a paso ligero también es un buen ejercicio que puedes practicar cualquier día del año.