tratamiento-de-varices

Nuevas alternativas para tratar y combatir las várices en las piernas

Las várices no solo son anti-estéticas también suelen causar serias complicaciones en la salud cuando la enfermedad se desarrolla progresivamente y no se trata a tiempo.

Las várices aparecen cuando las venas se notan muy visibles y se van tornando más gruesas, su coloración cambia, y se comienza a sentir los primeros síntomas como:  hormigueos en los pies, calambres, calor en las plantas de los pies, pesadez en las piernas y se hinchan.

Las varices suelen aparecer tanto en hombres como en mujeres a partir de los 30 años y en algunos casos luego de los 40 años. El embarazo y los cambios hormonales es también un factor que predispone a tenerlas. Las venas dilatadas de forma permanente, afecta al 50% de las mujeres y un 30% a los hombres.

Existen cuatro tipos de varices, siendo de grado IV el de tipo más avanzado y agresivo. Cuando se encuentra en grado I es donde aparecen algunas pequeñas venitas llamadas “arañitas vasculares”, que solo afectan superficialmente, luego si no se recibe tratamiento, interiormente se van formando la dilatación alguna de las venas y se produce flebitis y trombosis, complicándose terminando finalmente con ulceraciones de la vena.

Causas:

  • La obesidad
  • Factor hereditario
  • El uso de anticonceptivos o cambios hormonales.
  • Permanecer de pie o sentada por largo tiempo.
  • Durante el embarazo.

Nuevas alternativas para el tratar y combatir las várices:

La escleroterapia con espuma: Es un tratamiento contra las varices en donde se inyecta directamente a la vena a tratar una sustancia llamada “polidocanol”, esta sustancia tiene un efecto químico, el cual se absorbe por el organismo.

Este tratamiento se puede utilizar en todos los tipos de várices, siempre con el seguimiento del médico y los resultados de mejoría saltan desde la primera aplicación.

El láser para el tratamiento de las várices: Es un tratamiento rápido, efectivo y no invasivo, que consiste en insertar un catéter finísimo dentro de la vena y eliminarla desde el interior sin dañar la pared externa, esto ayuda a mantener las fibras nerviosas y el paciente se recupera al siguiente día del tratamiento.