Di adiós a las varices y luce piernas perfectas este verano

Con la llegada del verano estamos deseando lucir piernas, pero el calor puede hacer que nuestra circulación empeore y aparezcan pequeñas varices. Existen muchas formas de deshacerse de ellas de una vez por todas: estas son las soluciones para decir adiós a las varices.

Con la edad, el aspecto de la piel de la mujer cambia y empiezan a aparecer imperfecciones como la piel de naranja, la deshidratanción cutánea o problemas circulatorios que se dejan ver principalmente en nuestras piernas. Este último problema viene de la mano de las varices o venas varicosas, pequeños venas que se inflaman y dilatan debido a una excesiva acumulación de sangre y que dejan unos signos morados en la pierna que durante años han sido considerados com antiestéticos.

¿Por qué aparecen las varices y venas varicosas?

Las varices están provocadas por una pérdida de la tonicidad de la venas debido a una mala circulación sanguínea. La sangre encuentra dificultades para circular a través de las venas y empieza a acumularse en los vasos sanguíneos, provocando hinchazón.

Las venas varicosas son menos visibles que las varices, y forman una red de pequeños capilares de color morado que pueden verse en nuestra piel. Normalmente, las venas varicosas son benignas, aunque se consideran antiestéticas. Una vena varicosa puede ser la fase previa a la aparición de un variz, un problema más grave que debe ser vigilado de cerca para evitar un episodio de tromboflebitis (pequeños coágulos sanguíneos que dificultan la circulación).

Normalmente, achacamos la aparición de varices a la edad, pero no siempre es esta la causa. El aumento del nivel de estrógenos es también una razón muy frecuente de la aparición de venas varicosas, por eso, las mujeres que toman la píldora anticonceptiva o aquellas que están embarazadas son más propensas a sufrir este problema.

El alcohol, el tabaco y el sedentarismo: los peores enemigos de la circulación sanguínea

Como seguro ya sabes, el alcohol y el tabaco contribuyen a dilatar los vasos sanguíneos, lo que favorece la aparición de varices. Además, permanecer sentado (o tumbado) durante mucho tiempo sin mover las piernas es también una de las causas más comunes de las venas varicosas. Hacer algo de ejercicio físico diariamente, por ejemplo, caminar de casa al trabajo o salir a dar un paseo a media tarde pueden ayudar a tu circulación y evitarán que la sangre se acumule en los vasos sanguíneos, provocado la aparición de varices.

¿Cómo saber si eres propensa a tener venas varicosas? Si sientes una sensación de incomodidad después de mantener una postura estática durante mucho tiempo, por ejemplo, después de una noche de fiesta en la que has estado muchas horas de pie o tras un viaje largo, y esa sensación desaparece si pone las piernas en alto, es posible que tengas propensión a la aparición de varices.

El sol, otro enemigo a evitar

Sí, permanecer horas bajo el sol para coger un poco de color es lo peor que puedes hacer si sufres de problemas circulatorios. El calor tiene un efecto vasodilatador que puede ser nefasto en caso de venas varicosas. Si quieres tomar el sol sin que esto afecte a tu circulación, levántate y pasea de vez en cuando y date un baño, mínimo, cada media hora para que tus piernas se refresquen y tu circulación vuelva a la normalidad.

El deporte, la mejor prevención de las varices

Como ya sabemos, es más fácil prevenir los problemas que solucionarlos, en el caso de las varices la cosa no cambia. Existen numerosas medidas preventivas simples y eficaces y el deporte está en el número 1 de la lista. Los deporte acuáticos son los más remendados si sufres de problemas circulatorios, ya que el agua efectúa un ligero masaje que mejora el flujo sanguíneo. Deportes como la natación, el aquagym o el waterpolo serán los mejores aliados de tu circulación.

El frío, el mejor remedio natural para calmar tus piernas

Un método simple, eficaz y rápido para prevenir las venas varicosas y las varices es hacer cambios de temperatura en la ducha, pasar de agua caliente a la fría para que los vasos dilatados por el calor se contraigan con el efecto del frío y activar así la circulación sanguínea. El frío es uno de los mejores remedios para mejorar la circulación sanguínea de forma natural. Si quieres un efecto aún más eficaz, puedes aplicar un gel con efecto frío después de la ducha con un suave masaje, notarás un gran alivio inmediato y ayudará a prevenir la aparición de venas varicosas.