CLAVES PARA EVITAR LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS EN LAS PIERNAS, AHORA QUE ESTÁS TANTO TIEMPO SENTADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

#YOMECUIDOENCASA

De la silla al sillón y viceversa. Si llevas así desde que empezó el confinamiento, mejor que sigas estos consejos que te proponemos para evitar que tus piernas sufran problemas de hinchazón o de mala circulación. Te damos los consejos para acabar con la retención de líquidos en tus piernas.

La emergencia por el coronavirus nos ha obligado a pasar largas horas sentadas en casa, bien teletrabajando, bien matando el tiempo como podemos. Esto puede causar pesadez en tus piernas, cuya circulación no es tan buena como lo era hace un par de semanas. Y, aunque la alteración de la microcirculación linfática es solo el primer síntoma, si no le pones remedio ese malestar puede agravarse y desencadenar en retención de líquidos severa, celulitis (aquí te explicamos todo lo que puedes hacer para luchar contra ella durante la cuarentena), grasa localizada, arañas vasculares o varices, problemas que no son solo antiestéticos para tus piernas, sino que afectan a tu salud. Cuáles son los trucos más eficaces para evitar la hinchazón y la retención de líquidos en las piernas mientras permanecemos confinados en casa.

1. UN SPA EN LA DUCHA
Un consejo infalible y con grandes resultados es aprovecharnos de los beneficios de organizar un spa casero. El agua es una de las herramientas que mejor le sientan a las piernas pesadas y con tendencia a retener líquidos. Es ideal hacer estiramientos y movimientos circulares agarrada al borde de una piscina, pero como es difícil contar con una en casa, prueba a hacerlos en el borde de la cama y luego disfruta de una miniducha escocesa. ¿Cómo? Tan solo tienes que ir alternando el agua fría con la caliente de la alcachofa y terminar siempre por esta última, de los pies a las pantorrillas y llegando hasta el muslo. Haz este gesto a diario al menos un par de veces en cada pierna.

2. BEBE LO NECESARIO
Adquiere el hábito de beber una buena cantidad de agua (2-2.5 litros al día), tal y como haces cuando trabajas. Para ello ponte una botella a tu lado y ve dando sorbos poco a a poco; aunque también puedes aprovechar para diluir en ella un vasito de la Bebida Reductora que también son perfectas para eliminar líquidos. Otra opción son las tisanas a base de canela, salvia y laurel, o el zumo de un limón con agua tibia en ayunas, que ayuda al organismo a desintoxicarse y al aparato digestivo a hacer mejor sus funciones. Y, por supuesto adiós bebidas gaseosas, incluso las que no llevan azucares añadidos, ya que hinchan.

3. NO TE QUEDES QUIETA
Esta para mucho tiempo en la misma postura –da igual si estás sentada como de pie– es fatal para tus extremidades inferiores. Adquiere el hábito de moverte aunque estés en casa; basta con que camines por en el pasillo, pero siempre y cuando aproveches el ejercicio para meter tripa mientras lo haces. En una semana comenzarás a ver resultados y estarás matando dos pájaros de un tiro.

4. ALIMENTACIÓN CONSCIENTE
Aparte de evitar abusar de la sal, los fritos, los alimentos procesados, los hidratos de carbono y las grasas saturadas, incorpora en tu menú una gelatina como merienda o almuerzo. Los aminoácidos que contiene ayudan a la formación de tejido conectivo, que es el que se ve afectado por hormonas, falta de ejercicio, exceso de grasa y mala circulación.

5.- MIMOS NOCTURNOS
Aprovecha el momento en el que estás viendo tu serie favorita para darte un buen masaje con unas gotas de aceite esencial. Utiliza uno drenante y oxigenante que contenga eucalipto, niaoulí, limón, tomillo o salvado de arroz; perfectos para estimular la circulación venosa y linfática, oxigenar, regenerar, mineralizar y drenar la zona de los tobillos y las pantorrillas. Y si también empleas unas gotitas de naranja o lavanda te aportarán un plus de relajación, perfecto para antes de ir a la cama.

6.- SUEÑO REPARADOR
Un recurso infalible para mantener las piernas esbeltas y ligeras es dormir con los pies un poco más altos que la cabeza. Basta con que coloques un cojín a la altura de los tobillos, bajo el colchón.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin